“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

“El ejercicio físico es el primer requisito de la felicidad” J. H. Pilates

PILATES PARA EMBARAZADAS

Estás en: Home / Metodo Pilates / Pilates para embarazadas

Teniendo en cuenta los numerosos cambios que sufren las embarazadas, PILATES puede ayudar y beneficiar a las futuras mamás ayudándolas a mantener una buena postura, aliviando algunos dolores habituales y a ganar más consciencia de los cambios que experimenta su cuerpo, según las necesidades específicas de cada persona y de cada período de gestación.

Se centra en los cambios posturales, en el entrenamiento muscular y físico para preparar el parto. Mejora la circulación y previene de la aparición de varices, calambres, incrementa la resistencia y desarrolla unos abdominales más fuertes, tonificados, menos propensos a separarse excesivamente y propicia una rápida recuperación post-natal.

Embarazada1

Embarazada2

En general se aconseja comenzar Pilates después de cumplir el primer trimestre de gestación. Sin embargo muchos especialistas dependiendo del caso concreto permiten a las futuras mamás que practiquen Pilates antes de los 3 meses de gestación (por ejemplo, en caso de que ya hicieras Pilates antes). Por eso, lo ideal es acudir al médico para hacer una exploración profunda y que sea el especialista quien autorice el inicio de una actividad o su continuidad en caso de ya ser practicante del método Pilates.

Nuestras clases, además de la posibilidad de realizar sesiones privadas, principalmente son en grupos reducidos de máximo 5 personas cuando trabajamos en clases de Mat (suelo) y de 3 personas cuando hacemos clases de Studio (máquinas). Se pueden practicar ambas modalidades desde el inicio y durante la gestación. Sin embargo, nosotros aconsejamos que a partir del tercer trimestre, el trabajo de suelo cobre más relevancia ya que la futura mamá se verá cada vez más dificultada en determinadas posturas y será cada vez más necesario un trabajo orientado a la respiración, a la movilidad y apertura de la pelvis, al fortalecimiento escapular, y a la relajación.